Piqué silencia al mejor Espanyol

El derbi empezó y acabó con Piqué. Necesitó el Barça de la condición de culer de su central para neutralizar al Espanyol. Jugaron sin más los azulgrana, desatentos y fatigados, sin reparar en el contencioso ciudadano, como si fuera una jornada más de Liga, reducidos futbolísticamente por el plan de Quique Sánchez Flores. El partido no tenía solución para los azulgrana cuando apareció Piqué y cabeceó una falta lateral botada por Messi. El zaguero mandó callar a la hinchada y ardió el RCDE Stadium.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*