Republicanos y demócratas cierran un acuerdo presupuestario sin decidir el futuro de los dreamers

La paz se hizo entre republicanos y demócratas. Y tuvo un coste. En un gesto al borde del abismo, ambos partidos cerraron hoy un acuerdo presupuestario en el Senado que aumenta el techo de gasto en 300.000 millones de dólares durante dos años. El pacto, que debe ser refrendado en la Cámara de Representantes, permite evitar otro cierre de la Administración federal, pero deja a los dreamers, cuyo futuro los demócratas habían prometido salvar, bajo la amenaza de deportación.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*