Descendientes de la Revolución Mexicana exigen el pago de pensiones

En 1911, apenas siendo un adolescente, Luis Solórzano fue reclutado en el Frente Zapatista en la lucha de la Revolución mexicana, una gesta que se desarrolló de 1910 a 1920 en el país. En sus andanzas contra los “pelones”, o los “contrarios”, Solórzano venció a la muerte, a la hambruna y a enfermedades igual de peligrosas como la fiebre amarilla y llegó a convertirse en capitán de caballería de un movimiento armado que se prolongó hasta la segunda década del siglo XX. 

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*