Trump cuestiona las denuncias de abusos a mujeres

La caída de Rob Porter, el asesor de la Casa Blanca que dimitió el miércoles tras ser acusado de maltratos a sus dos exesposas, ha hecho que se repita el guion: Donald Trump se pone del lado del denunciado por abusos (un hombre) y minimiza a la víctima (una mujer). El presidente estadounidense, que arrastra un largo historial de acusaciones de acoso sexual y de comentarios misóginos, ha defendido a Porter y ha cuestionado implícitamente el movimiento #MeToo (Yo También), que en los últimos meses ha rebajado el umbral de la tolerancia en Estados Unidos y se ha llevado por delante a un reguero de personalidades denunciadas por abusos.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*