La inflación argentina no da tregua en plena negociación de salarios

En Argentina se está instalando como una broma el mito del “segundo semestre”. Cuando Mauricio Macri llegó al poder en diciembre de 2015, hizo una devaluación fuerte y la inflación se disparó. Todos los datos empezaron a ser muy negativos, con un parón económico notable, y el Gobierno instaló la idea de que las buenas noticias, sobre todo el control de la inflación, llegarían “en el segundo semetre del año”. Pero ese 2016, el primer año de Gobierno de Macri, acabó con un 40% de inflación y una fuerte recesión, aunque es cierto que la segunda parte del año fue mejor que la primera.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*