El centro sepultado sale a la luz

La más grande, la más poblada, la más contaminada y la más hermosa. Ciudad de México es así desde que hace siete siglos cuando los mexicas eligieran una isla del lago de Texcoco para fundar México-Tenochtitlán. Doscientos años después, cuando Cortés y los suyos pusieron un pie allí, no había una ciudad en el mundo con tal cantidad de gente (300.000 habitantes), más que Constantinopla y París, y solo comparable con Venecia, según las crónicas de Bernal Díaz del Castillo.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*