La NBA presume de futuro en un Rising Stars sin españoles

El All Star Weekend regresa a Los Ángeles, el sol de California que precede al Spectrum Center de Charlotte, que lo acogerá en 2019 porque no lo pudo acoger en 2017 después de que en Carolina del Norte se aprobaran leyes muy perjudiciales para la comunidad gay. La NBA envío su gran fiesta anual a la maravillosa Nueva Orleans, justo a las puertas del Mardi Gras. Los Angeles: la histórica capital del baloncesto de la Costa Oeste, desplazada en los últimos años por el ascenso de esos Warriors en tránsito de Oakland a San Francisco y castigada por los peores años en la historia de los Lakers y los eternos disparos en el pie de los Clippers. Las estrellas vuelven al Staples Center, como en 2004 y 2011. Y como antes en el legendario Forum de Inglewood (1983) y el vetusto L.A. Sports Arena (1963) de University Park, la primera parada en la ciudad de los Lakers (llegaron desde Minneapolis) y los Clippers (desde San Diego).

Aquellas mudanzas a la ciudad (1960 los Lakers, 1984 los Clippers) estarán presente a través de las equipaciones en el Rising Stars Challenge, que por cuarta temporada consecutiva enfrenta a rookies y sophomores (jugadores de primer y segundo año) elegidos por los entrenadores asistentes de las treinta franquicias y divididos entre los estadounidenses (Team World) y los del resto del mundo (Team USA). Hasta ahora, 2-1 para el equipo del mundo, que se impuso la temporada pasada al ritmo de Jamal Murray, el escolta canadiense que fue MVP y repite este año, uno de los puntales de un equipo con representación de Camerún (Joel Embiid), Bahamas (Buddy Hield), Australia (Ben Simmons)… y con solo cinco europeos, un dato que nunca había bajado de seis en este formato. Son Lauri Markkanen (finlandés), Bogdan Bogdanovic (serbio) y Frank Ntilikina (francés) como novatos y Dario Saric (croata), Domantas Sabonis (lituano) como jugadores de segundo año. 

No habrá, por lo tanto, representación española. Y será la primera vez desde 2014 y solo la segunda en total desde 2006. El camino abierto por Pau Gasol (2002 y 2003) facilitó una explosión española que ha hecho que por este partido hayan pasado Jorge Garbajosa, Juan Carlos Navarro, Rudy Fernández, Marc Gasol (dos veces), Serge Ibaka, Ricky Rubio (dos), Niko Mirotic (otras dos) y, la pasada temporada, Willy Hernangómez y Álex Abrines. Esta vez no habrá ninguno en un duelo que en dos de los últimos años ha tenido MVP canadiense (el citado Murray y Andrew Wiggins) y que se ha disputado 24 veces, 21 con Mejor Jugador estadounidense. Las excepciones, los dos citados y un europeo, el lituano Zydrunas Ilgauskas. También lo han sido (el primero Penny Hardaway, en 1994) Kyrie Irving, Andre Iguodala, Carmelo Anthony, John Wall…

Este nuevo formato que cumple cuatro años es la prueba de que la NBA, que ahora ha modificado también el hasta ahora sacrosanto Este-Oeste del gran partido del domingo, no ha dejado de rebuscar fórmulas para mantener la vigencia de este fin de semana en el que saca músculo y reparte polvo de estrellas. En 2000 los jugadores de segundo año aparecieron en un aperitivo que hasta entonces solo habían disputado los novatos. Fue una respuesta al lockout que evitó que se celebrara el All Star de 1999 (en Philadelphia). Así se dio cancha a dos generaciones de rookies y se estableció el formato rookies contra sophomores que se mantendría hasta 2011. Desde 1994 y hasta entonces solo lo jugaban rookies, primero en dos equipos elegidos a dedo y después en formato Este contra Oeste. A partir de 2012 se saltó al Rising Stars Challenge que ha acabado en el duelo de los mundos, América contra todos, pero que empezó con dos capitanes eligiendo jugadores: Charles Barkley y Shaquille O’Neal en 2012 y 2013, Chris Webber y Grant Hill en 2014. 

Es un partido de récords y símbolos: en él nadie ha anotado más que Kevin Durant (46), reboteado más que Andre Drummond (25) y asistido más que John Wall (22). En el Staples lo jugaron en 2011 muchos de los mejores de la actualidad (Stephen Curry, James Harden, DeMar DeRozan, John Wall, Blake Griffin, DeMarcus Cousins…) y en 2004 el equipo de los novatos tenía a la que prometía ser una de las mejores camadas de siempre. Y lo ha sido: LeBron James (anotó 33 puntos), Carmelo Anthony, Dwyane Wade y Chris Bosh. De aquel top 5 solo faltó el fallido Darko Milicic, elegido en el número 2 en una de las peores (Detroit Pistons) decisiones de la historia del draft. Ahora la NBA enseñará a otra de las mejores camadas jóvenes de siempre: Joel Embiid, Ben Simmons, Lauri Markkanen, Jayson Tatum, Jaylen Brown, Brandon Ingram, Donovan Mitchell, Dennis Smith… 

Los Lakers tenían una ocasión perfecta para enseñar el talento que han amasado en los últimos años, aunque la ausencia de Lonzo Ball deja solos a Brandon Ingram y Kyle Kuzma (que no es poco). Un contratiempo para lo que podría haber sido un duelo de reconstrucciones entre dos viejos clásicos de la NBA: Lonzo tendría que haber jugado junto a Ingram y Kuzma en el equipo de EE UU contra tres sixers que formarán en el del resto del mundo: Simmons, Embiid y Saric. Por equipos, por cierto, nadie ha tenido más en esta cita que los Cavaliers (23). Les siguen los Clippers (20) y los Grizzlies (18). 

Curiosamente, un draft extraordinario llega a este Rising Stars sin su número 2, Lonzo, parado por una lesión de rodilla, y sin el 1, un Markelle Fultz frenado por una extrañísima coyuntura en la que todavía no se sabe si un problema de hombro ha acabado con su mecánica de tiro o esta ha tenido que variar por la lesión. Pero en todo caso y como aquella de la edición de 2004, en este mismo pabellón, esta generación de jugadores apunta a histórica. Hoy el Team World buscará el tercer triunfo en cuatro años liderado por Embiid, Simmons, Murray y Markkanen, y con ese Bogdan Bogdanovic que hace menos de un año ganó la Euroliga con el Fenerbahçe. Enfrente estarán Tatum, Mitchell, Smith Jr, Brown, Ingram… Solo está en juego el honor y el tono será predominantemente lúdico, pero seguramente algún día volveremos la vista atrás y nos maravillaremos con el volumen de talento que reunió este Rising Stars Challenge 2018. Merece la pena echar un vistazo…

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*