El testimonio de la profesora española que sobrevivió a la matanza de Parkland

Me levanté, como cada mañana, a las 6.00. La jornada escolar aquí empieza a las 7.15. Desayuné bizcocho, galletas, café y zumo. Fui a la escuela en coche. Tardo unos 10 minutos por un camino con tráfico pero tranquilo.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*