Villa Inflamable, la vida tóxica a cinco kilómetros de Buenos Aires

En Villa Inflamable la contaminación no solo se huele y se respira. También se ve y se toca. A los pocos minutos de estar en esta zona declarada inhabitable por la Corte Suprema argentina en 2008, la ropa empieza ponerse negra. Son los restos de un enorme polo petroquímico que está a pocos metros, el de Dock Sud, con 40 empresas con enormes chimeneas que echan al aire los residuos durante las 24 horas. Pocos minutos después caen en forma de ceniza tóxica sobre estas casas precarias de chapa, madera y un poco de ladrillo donde viven 1.800 familias rodeadas de empresas químicas y toneladas de basura.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*