El sindicalista argentino más poderoso reta a Macri: «No tengo miedo a ir preso, tengo suficientes pelotas»

Desde hace 30 años, Hugo Moyano es el sindicalista más poderoso de Argentina. Ha visto pasar a diez presidentes, incluidos los cinco que se sucedieron en las dos semanas trágicas de 2001, con el corralito. Los políticos de un lado y otro caían, y él seguía en pie al frente de Camioneros, como el estadounidense Jimmy Hoffa, su gran modelo inspirador. Pero por primera vez, a sus 74 años, Moyano está débil, y corre riesgo real de acabar en la cárcel por el presunto uso fraudulento del dinero de su enorme sindicato, con 200.000 afiliados y un conglomerado de empresas que incluye clínicas de salud, hospitales y hoteles.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*