Beal y Satoransky amargan el estreno local de los nuevos Cavs

Concluido el All Star de Los Ángeles, la competición volvió esta noche a la NBA con un menú de 6 partidos que, entre otras cosas, nos dejó el primer encuentro en Cleveland de los reforzados Cavaliers. Un estreno amargo para George Hill, Rodney Hood, Jordan Clarkson y Larry Nance Jr. (a quien la NBA le ha autorizado para jugar con el ’22’ de su padre pese a colgar en lo más alto de The Q) en su nueva casa. Los Wizards encadenaron su tercera victoria (103-110) consecutiva para, a su vez, romper la de cuatro victorias seguidas de los de Ohio. 

No fue la única racha que se quebró esta madrugada. Por primera vez desde la temporada 2009-10, el equipo de LeBron James perdió su primer partido tras el parón por el All Star. Siete campañas consecutivas abriendo la segunda mitad del ejercicio con un triunfo. En todas ellas disputó las Finales. No sabemos si los Cavs llegarán vivos en este 2018 al mes de junio, pero sí que a sus 33 años LeBron hará todo lo posible por volver a pelear por el anillo. Tras conseguir su tercer MVP en el Partido de las Estrellas, el de Akron (32+9+8) se echó al equipo a la espalda para anotar los últimos 14 puntos y llegar a inquietar a los capitalinos (103-106) en el último minuto cuando estos habían llegado a cosechar su máxima renta (93-104) a menos de cuatro minutos para el final.

No hubo remontada porque sus compañeros no acompañaron (0-10 en tiros de campo para cerrar la noche desde el triple de Korver que puso el 89-88 a 9:42 de la conclusión) y porque Bradley Beal (18 puntos y 9 asistencias) apareció para asumir la responsabilidad. El escolta fue clave tanto para abrochar la victoria como para sumarse junto a una segunda unidad muy inspirada al 5-23 de parcial que hizo que Washington pasara de ir 12 abajo (43-31) a mandar por 6 (48-54) poco antes del descanso. Además de Beal, hay que destacar la notable actuación de un Tomas Satoransky que se fue hasta los 17 puntos, 4 rebotes, 8 asistencias y 2 robos. El checo es uno de los principales culpables de que los de Scott Brooks luzcan un 8-2 desde que John Wall se sometiese a una artroscopia en la rodilla. En estas diez últimas citas, el ex del Barcelona promedia 12 tantos, 3,3 rebotes, 6.1 asistencias y 1,5 robos con un 58,7% de acierto en tiros.

Positivo LeBron James

A pesar de la derrota y el apagón final de sus compañeros, LeBron James se marchó contento a casa. Una muestra más de que el Rey aprueba los movimientos realizados por la franquicia hace dos semanas justo antes del cierre de mercado. «Creo que jugamos bien esta noche. Odio perder, pero me quedo con la forma con la que jugamos y compartimos el balón. Me gusta la dirección en la que vamos«, valoró. Basta ver sus palabras para saber que no estos Cavaliers no son los de hace tres semanas.

 

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*