El guardia del instituto de Parkland no entró al oír el tiroteo

Un guardia de seguridad del instituto Stoneman Douglas oyó el tiroteo y acudió al edificio donde tenía lugar, pero nunca llegó a entrar. Aunque estaba armado y debía haber intervenido, estuvo cuatro minutos afuera mientras proseguía la matanza. Dentro Nikolas Cruz, de 19 años, asesinaba a balazos a 14 alumnos y tres adultos. Tras la tragedia el vigilante, Scot Peterson, fue suspendido de sueldo y ha terminado presentando su renuncia.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*