La gran escapada que contagió el virus de Caravaggio por América

Hay dos versiones de la leyenda. Una dice que lo mató en medio de una trifulca por un partido de tenis. La otra, que ambos se estaban peleando por una prostituta, y que la espada le cazó la femoral cuando lo que intentaba de verdad era rebanarle los testículos. El hecho es que el 28 de mayo de 1606, Michelangelo Merisi Caravaggio acabó con la vida otro pintor, Ranuccio Tomassoni, y que ahí comienza su gran escapada de Roma.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*