Los rebeldes que parió la masacre

Si algo no tuvo jamás visos de nacer en Parkland, un suburbio tan agradable como soporífero, es una revolución. Y aunque sea pacífica y la encabecen adolescentes educados de familias acomodadas, eso quiere ser el movimiento #NeverAgain [Nunca Más] surgido tras la matanza del 14 de febrero en el instituto Stoneman Douglas: una pequeña revolución que de una vez ponga coto a los excesos y falta de control del mercado de armas para civiles. Liderando la indignación está un puñado de alumnos supervivientes de la escuela que, al día siguiente de la masacre en la que un exalumno armado con un fusil de asalto mató a 17 personas, después de una vigilia nocturna se reunió y decidió lanzar su grito de cambio por Instagram, Twitter y Facebook.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*