El Ejército siembra la incertidumbre en las favelas

Son las once de la mañana de un viernes que debería ser uno más en la Vila Kennedy. Por las calles de esta favela de Río de Janeiro se ve a un barbero, navaja en mano, unos jóvenes cruzando la calle, de la mano o en bici, y a unos jubilados en la terraza de un establecimiento dándole a la cerveza o jugando al billar. Y, en mitad de todo ello, fusiles y carros de combate.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*