Las medidas proteccionistas de Trump complican aún más la renegociación del TLC

Trump maneja el calendario a su antojo. Eligió los días previos a la sexta ronda de negociaciones para la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC), hace poco más de un mes, para anunciar la imposición de un arancel especial sobre paneles solares y lavadoras. Y ha elegido el punto central de la séptima ronda de encuentros entre los equipos negociadores para airear su hasta ahora mayor apuesta por el proteccionismo: la puesta en marcha de tarifas arancelarias sobre la importación de acero y el aluminio importado. La medida, salpimentada por unos tuits en los que el presidente de la primera potencia mundial alaba las guerras comerciales -que, afirma, son “fáciles de ganar”- ha sentado como un jarro de agua fría en el hotel de la capital mexicana en el que se celebran los encuentros trilaterales para destrabar el mayor acuerdo comercial del planeta, según han reconocido a EL PAÍS fuentes próximas a la negociación.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*