Towns y Teague expulsados; Gobert, Mitchell y Ricky acercan los playoffs a Utah

Tres expulsados, cinco técnicas y una falta flagrante de tipo II. En definitiva, mucha tensión en el Vivint Smart Home Arena de Salt Lake City. Y victoria de los Jazz sobre los Timberwolves (116+108) que aprieta aún más la batalla por entrar en los playoffs en un Oeste que, esta vez sí, pinta más salvaje que nunca. Al margen del duelo por mejor récord que libran Rockets y Warriors (otra historia), otros ocho equipos luchan por hacerse con los últimos seis billetes para la postemporada. Apenas son cuatro los partidos de diferencia que hay entre los Blazers, Spurs, Thunder y Timberwolves y el décimo clasificado de la Conferencia, Utah. Una guerra apasionante que se va a decidir a lo largo de las cinco semanas y media que restan de regular season.

Como decíamos, esta noche tuvimos un gran aperitivo de lo que nos espera. La derrota y el resto de resultados registrados en una jornada de diez partidos hacen dejan, momentáneamente, a los Wolves sin el factor cancha tras caer a la sexta plaza (y con los Pelicans a apenas medio encuentro). Todo, recordemos, sin el lesionado Jimmy Butler (quien decidió volver a tuitear 14 meses después en pleno partido) y con un durísimo calendario por delante (recibimientos a los Celtics y Warriors, visitas a Washington y San Antonio y, de nuevo en casa, los duelos ante Rockets y Clippers son sus seis próximos compromisos). Una agenda que quita el hipo y la posibilidad real de no disputar las eliminatorias por el anillo. Una ansiedad que se reflejó en Utah. Justo antes del descanso Towns fue expulsado por dos técnicas, la última por reclamar con insistencia a los árbitros). Ya en el último cuarto, a Teague se le fue la cabeza arrollando a Ricky Rubio y sacándole fuera de la pista. Falta flagrante de tipo II. Expulsión inmediata. Cerca estuvo de seguir sus pasos Thibodeau, quien se encaró con Jae Crowder instantes después. Técnica para ambos.

Precisamente el alero, importante con sus puntos (15) y defensa desde el banquillo, fue el tercero y último en encarar el túnel de vestuarios antes de lo esperado tras recibir una segunda técnica ya dentro del último minuto y con el partido resuelto a favor de su equipo. Hay mucho en juego. Anoche, los Jazz supieron manejar mejor la situación. Están obligados a ello. El viajar en el vagón de cola les deja menos margen que al resto de sus rivales.

Tomaron la iniciativa en el marcador con un 20-6 de parcial con el que cerraron la primera mitad.  Rudy Gobert dominaba en la pintura (18+10 al intermedio y un 26+16 y 4 tapones a la conclusión) y el resto le secundaba. Los de Snyder siempre mantuvieron el mando tras la reanudación, pero no pudieron romper el encuentro. Entre Teague y Wiggins (38 tantos entre ambos en la segunda parte) mantuvieron vivas las opciones de los lobos hasta casi el final. Sin embargo, se toparon con un Donovan Mitchell (26) que volvió a resultar decisivo. Al rookie le van este tipo de partidos. También hay que resaltar la actuación de su amigo Ricky, aportando en todas las facetas (13 puntos, 5 rebotes y 7 asistencias) y ayudando a inclinar la balanza de su lado desde la personal (7/8 en tiros libres). Ante su exequipo, el base español acabó con un +23 en los 31 minutos que estuvo sobre el parqué, de largo el mejor dato de la noche.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*