La violencia golpea el corazón universitario de México

Viernes, 23 de febrero, alrededor de las 14.00 horas. Las balas entran en la UNAM. Los cadáveres de dos jóvenes riegan uno de los recintos sagrados de México, Ciudad Universitaria. Un grupo de presuntos narcomenudistas que, según las autoridades, se dedicaban a vender droga en una zona del campus atacó a otros que querían entrar en el negocio. La fiscalía investiga una riña entre pandillas. La universidad insiste en que no eran estudiantes. Pero la pistola estaba dentro del centro académico más importante del país. Los casquillos percutidos cayeron a unos metros de la salida de clases de miles de estudiantes. Y muchos alumnos y profesores se plantean si hay un lugar en el país donde no penetre la violencia. Si estudiar o dar clase sigue siendo una tarea segura en este centro.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*