Las sanciones aprietan al régimen de Kim Jong-un

¿Qué ha podido llevar a Corea del Norte a un giro aparente de 180 grados sobre su disposición a negociar con Estados Unidos? Una de las posibles razones es el efecto de las sanciones internacionales. China, el principal valedor de Pyongyang y que acapara el 90% del comercio exterior norcoreano, ha empleado más rigor que nunca en su cumplimiento en los últimos meses, algo que no ha dejado de crear un impacto en uno de los países más aislados del mundo.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*