Trump y Kim Jong-un se juegan la paz nuclear a cara o cruz

A la historia le gusta sentarse a un lado del tablero. Mirar a los contendientes y ver cómo fracasan o vencen. Donald Trump y Kim Jong-un han decidido aceptar el reto y, rompiendo las reglas, entablar un cara a cara que les sitúa en el filo de la navaja. Ambos tienen tanto que perder como ganar. No es solo que el Líder Supremo se juegue su supervivencia y el presidente de EE UU un ridículo cósmico, sino que un fracaso reabriría la espita de un conflicto nuclear, pero esta vez sin red diplomática.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*