Los candidatos a la presidencia de México refuerzan sus equipos económicos antes de la campaña

La lucha contra la corrupción y la inseguridad se perfilan como los grandes temas que marcarán el devenir de la campaña electoral mexicana que echará a andar en dos semanas. Esta vez, negando la máxima de James Carville, asesor de Bill Clinton, repetida hasta la saciedad en los meses previos a las elecciones estadounidenses de 1992 -«es la economía, estúpido»-, parece que no serán los temas financieros los que definan la elección presidencial. Sin embargo, en plena renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC), con la amenaza permanente de Trump sobre los intereses mexicanos y con un crecimiento más lento de lo que cabría esperar por fundamentales, los candidatos a la presidencia de la segunda mayor potencia de América Latina perfilan sus equipos económicos rumbo a los comicios. La economía no estará en primerísima línea, pero será esencial para muchos votantes.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*