Oklahoma decide gasear con nitrógeno a los presos condenados a muerte

Oklahoma tiene una especial predilección por la pena de muerte. Este territorio del Medio Oeste, de casi 4 millones de habitantes y gobernadora republicana, no solo registra el mayor número de ejecuciones per cápita de Estados Unidos, sino que fue la primera administración del planeta en usar la inyección letal. Siempre en vanguardia del horror, ahora ha decidido emplear nitrógeno para matar a los 12 condenados que ya han agotado todos sus recursos legales.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*