Los Celtics quisieron traspasar a Paul Pierce por Chris Paul

Qué habría pasado si…’ es un tema recurrente en la carrera de Chris Paul, un jugador que aspira a jugar con 33 años su primera final de Conferencia. Hasta ahora no lo ha logrado en sus doce temporadas anteriores, en las que ha rendido a un nivel extraordinario tanto en los Hornets como en los Clippers. Y ahora en los Rockets, claro. Puede ser el mejor jugador que nunca ha pisado la penúltima ronda de playoffs (es el que más asistencias ha dado sin lograrlo, como mínimo) y precisamente para cambiar esa suerte se marchó a los Rockets el pasado verano.

En los Clippers dejó unos cuantos ‘qué habría pasado si…’ (lesiones, problemas inoportunos de toda índole…). También en NOLA, donde dirigió en una temporada monstruosa (2007-08) a un aspirante al anillo que pecó de pardillo en segunda ronda de playoffs (3-4, derrota en el séptimo en su pista) ante unos Spurs que luego no fueron rival de los Lakers en la final de Conferencia. Entonces tuvo esa ronda muy cerca (sus Hornets mandaban 3-2 con el séptimo en su pista), pero todavía más en 2015, cuando sus Clippers perdonaron la vida de forma increíble a su actual equipo, los Rockets: 3-2 en la serie y ventajas de casi 20 puntos cerca del final del tercer cuarto, en el sexto partido y en L.A. Después, parcial de 15-40 en el último cuarto, los Rockets vivos (3-3, sentenciaron después en Houston) y otro chasco pese al 31+7+11 de Paul.

Qué habría pasado si’: en diciembre de 2011 Chris Paul estuvo literalmente traspasado a los Lakers hasta que David Stern, al mando circunstancialmente de los Hornets, abortó el traspaso por la presión del resto de franquicias. El base acabó en los Clippers menos de una semana después. Pero es que antes y después pudo jugar en los Celtics.

Antes: Daryl Morey, general manager y gran ideólogo de los actuales Rockets, trabajaba con Danny Ainge en los Celtics que, en 2005, trataron de llevarse a toda costa a un Paul que llegó a la NBA vía número 4 de aquel draft. Jackie MacMullan (ESPN) trabajaba entonces para el Boston Globe y ha explicado lo a punto que estuvo de cerrarse una operación que habría implicado la salida de Boston de Paul Pierce, que llevaba entonces siete años en los Celtics y acababa de enlazar dos eliminaciones seguidas en primera ronda. Quedaban dos años para la llegada de Ray Allen y Kevin Garnett y Pierce habría sido objeto de intercambio mucho antes de esa llegada de la caballería: “Los Celtics iban a hacerlo, lo habrían hecho si hubieran podido cerrarlo. Yo trabajaba en el Boston Globe y teníamos dos publicidades del equipo distintas para el día siguiente. Una decía “sigue adelante con los Celtics de Paul Pierce” y la otra “empieza una nueva era” con una foto de Chris Paul”, ha contado MacMullan.

Pero es que, además y según el libro que ha escrito Ray Allen, Paul volvió a estar a punto de ir a los verdes antes de la temporada 2011-12, después de que el equipo hubiera sido eliminado (4-1) por los Heat de LeBron en segunda ronda del Este. Durante el lockout de 2011 se discutió un traspaso de Rondo a los Hornets a cambio de Chris Paul, pero este último no se quiso comprometer a alargar su contrato con los Celtics cuando se convirtiera en agente libre en el verano de 2012. Después, en diciembre, llegó el amago de los Lakers y la operación de los Clippers. Pero según Ray Allen, hubo más trasfondo: Doc Rivers jugó un papel capital en que aquella operación no siguiera adelante porque no quería perjudicar a Monty Williams, al que había dirigido en Orlando y que era entrenador de los de Luisiana.

 

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*