Nuevos papeles vinculan a las empresas de Trump con el caso de Stormy Daniels

Daniels, cuyo verdadero nombre es Stephanie Clifford, asegura que mantuvo un encuentro sexual con Donald Trump en 2006 y la relación se prolongó durante meses. Trump niega los hechos, que Clifford contó en una entrevista en 2011. Dos semanas antes de las elecciones de 2016, el abogado y fontanero de Trump, Michael Cohen, hizo firmar a Clifford un acuerdo de confidencialidad en el que se comprometía a no hablar jamás de este asunto, a no volver a dirigirse nunca a Trump ni a su familia y a deshacerse de todas las copias de posibles pruebas materiales de la relación a cambio de 130.000 dólares.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*