¡Increíble remontada de Celtics! OKC deja escapar 6 ptos. en 20»

El partido arrancó con un mate de Marcus Morris tras remontar la línea de fondo y acabó con un triple del mismo protagonista. Entre medias un entretenido espectáculo que dejó lo mejor para el final. 0-884 era el balance de los equipos que entraban en los últimos 20 segundos perdiendo por cinco o más puntos esta temporada con el que entramos en la noche del martes. Un desenlace inverosímil cambió el cero por el uno. La fe y el orgullo de los Celtics son infinitos. Sólo así se explica que se vayan de gira por el Oeste (cuatro partidos en Portland, Sacramento, Phoenix y Utah) con una victoria por 100-99 ante los Thunder cuando dos tiros libres de Russell Westbrook habían pusieron el 92-98 a falta de 24,7 segundos para la conclusión. Algunos de los espectadores que llenaron el TD Garden habían vaciado ya sus asientos. Craso error. Una bandeja de Jayson Tatum —el mejor de la noche— abrió con 18 segundos por disputarse una remontada que rubricaron un triple de Terry Rozier y otro de Marcus Morris, el héroe. A falta de 1,8 segundos obraron un milagro en el que, obviamente, colaboró OKC con sus errores. «El baloncesto es un juego extraño«, resumió Rozier. Y apasionante. Único. Maravilloso. Lo de esta madrugada en Boston es buena muestra de ello.

Vayamos por partes. Boston llegó a la cita zarandeado después de conocerse que el dolor en la rodilla izquierda de Kyrie Irving no remite. La más preocupante de una amplia lista de bajas que completan Gordon Hayward, Daniel Theis, Marcus Smart y Jaylen Brown. Presas de la preocupación, los locales se vieron pronto con una desventaja de 10 puntos en un primer cuarto (18-26) en el que los Thunder concluyeron con un 34,6% de acierto en tiros de campo. Dos rebotes ofensivos en el primer ataque del segundo acto (cuando no consiguieron una sola segunda opción en el primero) despertó a los de Stevens. Tatum, quien por segundo encuentro consecutivo convirtió 23 puntos (además de aportar 11 rebotes, 4 asistencias, un robo y un tapón para un +23 con él en pista en su, probablemente, mejor actuación profesional) y Morris (21) sostenían a los suyos junto al buen hacer de los reservas: Shane Larkin tuvo un impacto positivo en la dirección (13 tantos y un +17) y Greg Monroe es un filón anotador en un equipo necesitado precisamente de eso.

Fueron ellos quienes, precisamente, respondieron a un Westbrook (27+6+8) que tras el descanso asumió el protagonismo de una ofensiva visitante sin la frescura de citas anteriores. Los Thunder no embocaron el aro con fluidez durante todo el encuentro, pero unos minutos de inspiración con dos triples de Carmelo, otro de Paul George y uno esquinado de Corey Brewer parecieron darles una renta decisiva para abrochar su séptimo triunfo consecutivo.

En esas llegamos a la increíble secuencia final en la que entre Westbrook y Carmelo erraron tres tiros libres de cuatro que iban desatando la locura en Boston mientras los Celtics iban acortando la distancia. Russ tuvo tiempo para enmendar la plana, pero su triple sobre la bocina se quedó corto. Para conseguir otra victoria (la número 48 del curso) los verdes tuvieron que exigirse al límite. De nuevo una noche de un desgaste extremo. Lo contraproducente para un equipo repleto de lesionados y con los playoffs a la vuelta de la esquina. Pero eso sí, una alegría que hace olvidar todas las penas. Aunque sea por unas horas, vale la pena.

El resumen del partido

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*