Trump golpea a China con aranceles sobre importaciones valoradas en 60.000 millones

El presidente Donald Trump abrió ayer la madre de todas las batallas comerciales. En un gesto cargado de pólvora nacionalista, el mandatario ordenó imponer al gigante asiático subidas tarifarias a importaciones por valor de 60.000 millones de dólares y limitar sus inversiones en Estados Unidos. Como argumento, Trump blandió el déficit de 375.000 millones, “el mayor de la historia de la humanidad”, pero también el “robo de tecnología” y el abuso contra las compañías norteamericanas. Unas prácticas que la Casa Blanca considera que sirven a Pekín como punta de lanza de su gran objetivo: la hegemonía mundial.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*