Un país a la deriva

Hace 18 años, el Perú sufrió el colapso de su Gobierno. Al frente del país estaba Alberto Fujimori, quien había solidificado su poder con la construcción de una dictadura sui generis, que intentaba mantener una imagen democrática. Aquel Gobierno demostró ser un gigante con los pies de barro cuando se difundió un vídeo donde se veía a Vladimiro Montesinos, todopoderoso asesor de Fujimori, mientras sobornaba a un congresista de la oposición para que transfugara al oficialismo y ayudara a consolidar el régimen fujimorista.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*