Hijos de represores que repudiaron a sus padres marchan entre aplausos en Buenos Aires

Un puñado de mujeres sostenía este sábado una bandera en uno de los laterales de la Avenida de Mayo de Buenos Aires. Se las veía nerviosas y emocionadas. A su alrededor, decenas de miles de personas se preparaban para marchar hacia la Plaza de Mayo en una nueva movilización por el 42º aniversario del golpe militar que dio paso a la última dictadura argentina, la más despiadada. El texto de la pancarta -«Historias desobedientes. Hijas, hijos y familiares de genocidas por la Memoria, la Verdad y la Justicia«- provocó la sorpresa de muchos de quienes la leían. Segundos después, muchos les dedicaban una sonrisa, levantaban el pulgar en señal de aprobación, o se acercaban para sacarse una selfie con ellas y conocer más a fondo su historia. 

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*