“El matrimonio no parece ser un derecho para homosexuales”

Fabricio Alvarado Muñoz (San José, 1974) podría no ganar la segunda ronda de las elecciones presidenciales, el próximo 1 de abril, pero ya es parte de la historia política de Costa Rica. Quedará, cuando menos, como el candidato inesperado que ganó la primera ronda (con la cuarta parte de los votos emitidos) encabezando un movimiento electoral de base religiosa con el cual abrió un buen número de interrogantes en una de las democracias más estables y admiradas de América Latina.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*