El viaje de un coche desde Waterloo a Suecia delató a Puigdemont

Horas antes de que el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena reactivara las euroórdenes de detención contra Carles Puigdemont y cuatro de sus exconsejeros, un hecho disparó las alertas en el Centro Nacional de Inteligencia (CNI): el vehículo Renault Espacecon matrícula belga 1KKN586 con el que el político se desplazaba habitualmente por el país europeo abandonaba el garaje de la casa de Waterloo donde se alojaba el expresidente de la Generalitat para poner rumbo a la frontera. Era primera hora del viernes y los agentes del servicio secreto que, desde que Puigdemont se fugó a Bruselas, controlaban sus pasos emprendieron un seguimiento de 1.600 kilómetros que les llevaría hasta Suecia y que terminaría delatando al político catalán, según detallan fuentes de la Seguridad del Estado.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*