Los 69 puntos de Jordan, su show en el Madison y el traspaso de poderes a Kobe

En una competición como un historial tan rebosante de datos y actuaciones para la historia como la NBA, prácticamente cada día se celebra el aniversario de algún evento que merece ser recordado. No obstante, en lo que regular season se refiere pocos tienen la mística del 28 de marzo. Ese mismo día de 1.973 Wilt Chamberlain, el hombre de los 100 puntos, disputó su encuentro número 1.045 y última de temporada regular. En ninguno de ellos fue eliminado por faltas. También un 28 de marzo de 1982, otro de los mejores pívots de siempre, Kareem Abdul-Jabbar disputó su partido número 1.000. Por aquel entonces se convirtió en el 15º jugador de la historia que lograba el millar. Hoy en día, la lista está formada por 129 nombres.

Los apellidos Chamberlain y Alcindor (más tarde Abdul-Jabbar) generan un respeto reverencial en el mundo de la canasta. Sin embargo, los verdaderos protagonistas del 28 de marzo en la NBA son otro dúo de jugadores formidables: Michael Jordan y Kobe Bryant. ¿Por qué?

Michael Jordan anota 69 puntos (su récord personal)

Era el primer curso de Phil Jackson como entrenador jefe de los Bulls, pero los Cavaliers de Ron Harper, Mark Price, Brad Daugherty y Larry Nance (padre) tenían ya cuentas pendientes con el que el equipo que en las dos anteriores temporadas les había eliminado en la primera ronda de los playoffs. Especialmente doloroso resultó el adiós en el quinto partido de 1989. Un tal Michael Jordan se suspendió en el aire a la altura del tiro libre para poner sobre la bocina el 100-101 definitivo. Una imagen icónica donde las haya. El primer The Shot silenció Cleveland. De ahí que en el curso 1989-90 los Cavs salieran con el cuchillo entre los dientes cada vez que enfrente estaban los de Chicago. Perdieron sus cuatro duelos y en el que más cerca estuvieron de llevarse el triunfo, cayeron en la prórroga (113-117). De nuevo Jordan amargó a la afición de Ohio con la que ha pasado a la historia como la anotación más alta de su carrera: 69 puntos con un 23/37 en tiros de campo (2/6 en triples) y 21/23 desde la personal. Una actuación que acompañó con 18 rebotes, 6 asistencias, 4 robos y un tapón por tan solo dos pérdidas en 50 minutos. «Quería ganar el partido. No quería que se volviese a repetir esa situación en la que perdemos a pesar de haber firmado muchos puntos. Me empujé a mí mismo diciendo: ‘No pares, no pares. Continúa’. El esfuerzo sienta mejor cuando uno gana«, explicó instantes después. Todo ocurrió un 28 de marzo.

Michael Jordan firma 55 puntos en el Madison

Como no podía ser de otro forma, Jordan cuajó a lo largo de su trayectoria grandes actuaciones en el Madison Square Garden, uno de los templos del deporte mundial. Pero pocas tuvieron el impacto como la protagonizada el 28 de marzo de 1995. Tal y como recogía el NY Daily News, más de 300 periodistas se acreditaron para la ocasión. Con el dorsal ’45’ a la espalda y en su quinto partido en la NBA después de su primer retiro, convirtió 20 puntos en el primer cuarto y 35 al descanso. Los Bulls se llevaron el triunfo por un ajustado 111-113 gracias a un mate del pívot suplente Bill Wennington a 3,1 segundos de la conclusión. John Starks consiguió recuperar el equilibrio al mismo tiempo que Patrick Ewing acudió al dos contra uno. Todos esperaban el tiro decisivo de Air, pero en el aire rectificó su decisión para encontrar a Wennington solo bajo el aro. Una asistencia que puso la guinda a sus 55 tantos. Brazos en alto. Los dudas se disiparon de un plumazo. «Sabía que aún podía hacer estas cosas. Lo que no podía decir es que sería en Nueva York«, expresó MJ. «Hay jugadores únicos que han trascendido cada aspecto del juego. Y Jordan es el único en las historia de este deporte con este impacto«, se deshizo en elogios Pat Riley, por entonces técnico de los Knicks. «Es Michael Jordan«, resumió Patrick Ewing el 28 de marzo de 1995.

Kobe Bryant despide a Jordan con 55 puntos

En la NBA se lleva buscando a Michael Jordan desde mucho antes de que finalmente se retirase. Pocos soportaron la presión hasta encontrar su propio camino como Kobe Bryant. Hoy, hace 15 años, los Wizards de Jordan visitaron el Staples Center de Los Ángeles. El último equipo que ha logrado el threepeat (conquistar tres campeonato de manera consecutiva) empezaba a entregar el timón al joven escudero de un Shaquille O’Neal que por aquel entonces gobernaba las zonas con una insultante superioridad. Aquel fue un duelo especial. El último cara a cara entre Kobe Bean Bryant y Michael Jeffrey Jordan. El aprendiz superó al maestro, quien precisamente dejó su cuenta en 23 tantos. 32 menos que un Kobe completamente desatado: 55 puntos con un 15/29 en tiros de campo (incluido un 9/13 en triples) y 16/18 desde el tiro libre, 5 rebotes, 3 asistencias y 3 robos. «Estaba caliente. Intentamos contenerle en el perímetro, pero seguía caliente. Rompió el partido en la primera mitad (convirtió 42)», destacó MJ. Phil Jackson, el entrenador con el que ambos conquistaron todos sus anillos, vaticinó lo que la Black Mamba lograría unos años después: «Fue una demostración increíble. Hubo un punto en el que llegué a plantearme si metería 80 puntos. Estoy seguro que se le pasó por su cabeza«. Una pancarta en la grada simbolizó el traspaso de poderes en la NBA que presenciamos el 28 de marzo de 2003: «Adiós Michael. Hola Kobe«.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*