Disparos sin resolver en Nuevo Laredo

En México, la muerte a balazos de dos niñas y su madre el pasado domingo se ha convertido en un argumento propagandístico empleado indistintamente por dos bandos en guerra. Prima la desinformación, reinan las versiones. No existe una relato detallado, factual, aséptico, de lo ocurrido. A cuatro días de su fallecimiento, la única certeza es que murieron y que iban juntas en el coche cuando les atacaron. Que murieron en Nuevo Laredo, Tamaulipas, en el norte del país. Que volvían a su casa después de una fiesta familiar. Poco más.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*