El afroamericano Stephon Clark murió de siete tiros por la espalda de la policía

El joven afroamericano Stephon Clark murió tras recibir siete tiros por la espalda de la policía, según una autopsia independiente encargada por la familia de la víctima. Dos agentes abatieron a Clark el pasado 18 de marzo en Sacramento (California) cuando buscaban a un sospechoso de romper cristales de los coches y vieron al hombre de 22 años correr hacia el patio de la casa de su madre con un teléfono móvil en la mano que, según dijeron, confundieron con un arma. Tardó 10 minutos en morir.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*