Los mexicanos en el extranjero, de espaldas al proceso electoral en México

Jorge Rivera tenía 17 años cuando cruzó de ilegalmente a los Estados Unidos en 2002. Sus amigos le animaron a probar suerte del otro lado del río Bravo. Su “sueño americano” ha durado 16 años. Ahora tiene dos hijos y trabaja en el sector de la construcción. Sus orígenes están en México, pero su día a día transcurre en Wisconsin, EE UU. Entre sus preocupaciones no figuran las próximas elecciones de 2018. “Si nos dieran chance de votar por el presidente de Estados Unidos y el presidente de México, siento que me iría más con el presidente de Estados Unidos. Siento que mi voto [en México] no valdría nada”, asegura.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*