Costa Rica apuesta por la continuidad y evita dar el poder al líder evangélico

El oficialista Carlos Alvarado se impuso en la elección presidencial de este domingo Costa Rica y logró evitar el ascenso al gobierno del movimiento de base evangélica que lideró el predicador Fabricio Alvarado.

Carlos Alvarado, candidato de 38 años del Partido Acción Ciudadana (PAC, centroizquierda), se impuso con el 60,6% de los votos frente su rival de la agrupación confesional de Restauración Nacional (PRN), aunque ambos se hicieron rodear de figuras de otros partidos.

El primer corte emitido por el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) fue contundente: con el 90% de los votos quedó certificada una alta participación para una segunda ronda (67%) y una victoria sorpresiva a favor del oficialista y su discurso de “unidad nacional”.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*