Wall vuelve en los Wizards y Whiteside «rompe» con los Heat

Volvió John Wall justo a tiempo: no jugaba desde el 25 de enero y los Wizards, que empezaron como un tiro el tramo sin él, se estaban quedando sin gasolina: 4 derrotas en 5 partidos y 15-12 total sin el base, al que su entrenador, Scott Brooks, define como un Ferrari: “El Ferrari está bien. Consiguió muchos tiros abiertos para sus compañeros. Eso es lo que él hace a la altura de cualquiera en la NBA”.

Wall anotó su primer tiro (un triple) jugó 33 minutos y terminó con 15 puntos y 14 asistencias ante un Kemba Walker negado (7 puntos, 1/6 en triples). Los Wizards (42-34) ganaron a los Hornets y se estabilizan como sextos del Este, con un partido de ventaja sobre los Bucks y uno y medio sobre los Heat. Su puesto actual, eso sí, les enviaría en primera ronda contra los Cavaliers de LeBron James. Beal anotó 22 puntos, Porter 26 con 11 rebotes y Markieff Morris (al que Brooks va a usar mucho en playoffs como falso pívot) se retiró pronto con síntomas febriles. En los Hornets y en un día aciago de Kemba, 22+13 de Dwight Howard, 11+9 de Willy Hernangómez en 17 minutos y 17 puntos para Malik Monk, un rookie que ha sido una sonada decepción y que está enviando algunas señales de vida en este tramo final de la temporada.

Whiteside lanza un órdago a los Heat

La jornada, que podría haber sido plácida, acabó siendo fea para Miami Heat. A una victoria de asegurar matemáticamente los playoffs, no pudo en su pista con los Nets (109-110), que nunca se rinden y que se llevaron un partido cuyo final fue un pasmo: con 97-98 a falta de 3 minutos, solo cayó un parcial de 4-3 para ir a la prórroga. Los dos equipos llegaron a enlazar siete posesiones seguidas sin un solo punto hasta que Dwyane Wade salvó los muebles para los Heat. Pero en el tiempo extra, y ya con 109-110, los de Florida tuvieron hasta cuatro opciones en los 27 últimos segundos gracias a un robo de Winslow y dos rebotes de ataque de James Johnson. Pero una vez falló Richardson y las otra tres el propio Wade, que pidió falta en la última, casi sobre la bocina y taponado por Carroll.

Hollis-Jefferson anotó 20 puntos para unos Nets con siete jugadores en dobles figuras de anotación. D’Angelo Russell no fue uno de ellos: falló cinco tiros y perdió dos balones en los primeros seis minutos y medio, fue sustituido y no volvió a jugar.

En los Heat, y contra un rival casi siempre en formato small ball, Hassan Whiteside solo jugó 20 minutos y nada en el último cuarto y la prórroga. El pívot (14+6) estalló después del partido: “Tenemos uno de los mejores pívots de la NBA. Muchos equipos no lo tienen pero no intentamos superarlos con quintetos grandes. Es una mierda. Creo que otros muchos equipos podrían usar a un pívot…”.

Amenaza de divorcio que puede suponer un quebradero de cabeza. Whiteside (si bien es cierto que Spoelstra prefiere quintetos más pequeños con jugadores más móviles) aseguró que sus minutos han sido un problema toda la temporada (25,6 de media, por debajo de las dos anteriores). Del 17+14 de promedia de la pasada ha bajado a 14+11. Y tiene, hay que recordarlo, 25,4 millones asegurados para la próxima temporada y una player option de 27 para la 2019-20.

Un nubarrón para una franquicia que está a un paso de asegurar su decimoctava presencia en playoffs en las 23 temporadas que lleva Pat Riley en la organización. Solo San Antonio (22) tiene más en ese tramo.

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*