Una red de abusos sexuales en las canteras del fútbol conmociona Argentina

La fiscal del caso, María Soledad Garibaldi, aún está impactada de lo barato que era para los pedófilos abusar de un menor. “Les daban 200 pesos [8 euros], unos calzoncillos, una carga en la tarjeta SUBE [el abono de transportes], y ellos accedían. Son chicos pobres, lejos de sus casas, sin sus padres, muy vulnerables”, cuenta a EL PAÍS. Garibaldi lleva adelante una investigación que ya ha enviado a la cárcel a cinco pedófilos y conmociona Argentina, porque muestra una red de abusos a menores desde 14 años de las inferiores del fútbol, en un país en el que este deporte es la única manera de salir de la pobreza de miles de niños que salen de sus pueblos y van a vivir a residencias de los clubes grandes con la esperanza de triunfar. Y era allí donde los buscaban los pedófilos, siempre a los más pobres. Hay siete menores que han denunciado abusos en el club Independiente, el caso que lleva la fiscal Garibaldi. Pero ahora además ha surgido otra denuncia de abusos en las inferiores de River Plate, que ha presentado una médico que trabajó allí entre 2004 y 2011. El escándalo crece y poco a poco más adolescentes parecen animarse a denunciar las violaciones.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*