Lula negocia con la justicia su entrega para entrar a la cárcel

Fuentes cercanas a Luiz Inácio Lula da Silva afirman que el expresidente brasileño esperará al último minuto a obedecer la histórica orden judicial que le exige ingresar en prisión a las cinco de esta tarde, hora de Brasilia (diez de la noche, hora peninsular española, tres de la tarde, hora de México). Al exmandatario se le espera en los juzgados de Curitiba (Paraná) para comenzar los 12 años de su condena por corrupción; él, sin embargo, se encuentra en São Paulo, en la sede de su antiguo Sindicato Metalúrgico, arropado por sus seguidores y amigos, y preparando un discurso de despedida. El expresidente está obligado a cumplir la orden, pero aún dispone de incontables herramientas para, cuando menos, expresar su airado desacuerdo y mostrar que se siente víctima de una condena desproporcional por el delito de haber aceptado un soborno de una constructora. Por ejemplo, si se entrega voluntariamente o espera a que vayan a buscarle, o si se aleja de Curitiba, donde le esperan cientos de detractores y periodistas, o consigue ser detenido en São Paulo.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*