El último refugio de Lula

La sede del Sindicato Metalúrgico de ABC es un edificio de cinco plantas en São Bernardo do Campo, en las empobrecidas afueras de São Paulo y aspecto un tanto desvencijado. Pero aquí comenzó un fenómeno que marcaría para siempre la historia de Brasil: a finales de los setenta, comenzó la carrera política de un obrero metalúrgico de Volkswagen, hijo de un alcohólico y que llevaba trabajando desde los 14 años llamado Luiz Inácio Lula da Silva. Y fue aquí donde, ayer, el mismo hombre, el expresidente más popular de la historia del país decidió pasar sus últimas horas en libertad.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*