Marc y el tanking: «No puedes comprometer tu cultura»

Marc Gasol ha concedido una entrevista al periodista Peter Edmiston, de The Commercial Appeal, de Memphis. En ella habla de esta difícil temporada, en la que sus Grizzlies se quedaron muy pronto fuera de la lucha por los playoffs, donde eran unos fijos en el Oeste, y donde el tanking se ha cruzado en su camino y le ha tocado ver cómo su entrenador le sentaba en los últimos cuartos de partidos competidos. Estos son algunos extractos de una charla en la que el pívot español deja claro que ve más riesgos que beneficios en perder partidos para tener más opciones en el próximo draft:

El mantenimiento de una cultura de franquicia: “Lo divertido de una cultura de franquicia es que no puedes activarla o desactivarla cuando quieras. No puedes activarla solo cuando las cosas vayan bien. Una cultura es un hábito, algo que vives día a día. Así que, ¿qué clase de cultura estamos estableciendo ahora, qué cultura es esta? Por eso cuestiono el baloncesto que estamos haciendo ahora, ¿qué clase de cultura se quiere desarrollar? ¿Y todo solo porque las cosas no han ido como esperábamos? Nunca se debería poner en cuestión la cultura de una franquicia porque es lo que te sostiene, lo que te da los cimientos sobre los que construir lo demás. Eso no se coge y se deja. Se establece cada día, en cada entrenamiento, en cada partido, en cada viaje: las 24 horas de cada día”.

Ver los últimos cuartos de los partidos desde el banquillo: «En la franquicia saben las ganas que tengo de jugar y competir. Y a pesar de ello, a pesar de que lo saben y de que lo he demostrado durante diez años, toman las decisiones que toman y yo tengo que acatarlas. Es mi trabajo. Una opción es ponerse negativo y enfadarse, con lo que no creas nada y no ayudas. Yo me enfadé y no cambió nada. Me preocupa porque crea hábitos, y estás hablando de desarrollo… y así creo que no se desarrollas nada. Pero es la situación en la que estamos, así que se trata de estar mentalizado y tratar de ayudar, intentar enseñar cosas al resto de nuestros pívots. Sé que se frustran, que no reciben la bola todo lo que les gustaría, así que les digo que si no me la pasan mucho a mí no se la van a pasar mucho a ellos… Trato de transmitirles energía positiva para que no se vengan abajo”.

La situación de la franquicia desde dentro del equipo: “Se pierde fuerza en el mensaje que se trata de enviar. Pero al final como jugador sabes qué es lo correcto y qué no y sabes qué se supone que tienes que hacer. No puedes aprovechar la situación del equipo para ser egoísta. ¿Tengo que enfadarme yo porque no me llegan suficientes tiros? No. Hay que ver cómo va el partido. Si yo tiro solo 5 o 10 veces pero el partido va bien, perfecto. Pero a veces cada uno abandona esa idea y se preocupa por lo suyo y con eso sí tengo un problema. O cuando no nos ayudamos en defensa o no hacemos las jugadas que tenemos que hacer. Es como si vas a una fiesta, llevas solo una botella de vino y te la bebes entera tú. Tienes que llevar algo para los demás. Tienes que ayudar a que los demás sean mejores. Eso es un equipo: ayudar a alguien, hacer mejor el trabajo de tus compañeros. Un equipo es un ecosistema, como una tercera persona a la que los demás tienen que aportar. Todo el mundo tiene que preguntarse si lo está haciendo, si está ayudando al equipo. Si no, no existe tal cultura y eso nunca se puede comprometer”.

 

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*