Un expresidente de Bolivia trata de evitar en EE UU una condena por ejecuciones extrajudiciales

A sus 87 años, Gonzalo Sánchez de Lozada y Sánchez Bustamante, presidente de Bolivia entre 1993 y 1997 y entre 2002 y 2003, se ha visto obligado a sentarse ante un tribunal federal de Florida para afrontar su supuesta responsabilidad por la llamada Masacre de Octubre de 2003: «Teníamos una situación muy difícil en el campo», dijo durante su testimonio. Sin embargo, los diez miembros del jurado –estadounidenses que desconocían el caso hasta antes de formar parte del juicio– emitieron el martes su veredicto: culpable de ejecuciones extrajudiciales durante la represión militar de las protestas campesinas. Piden, además, que el expresidente y su exministro de Defensa Carlos Sánchez Berzaín, de 58 años, indemnicen con diez millones de dólares a los nueve familiares –de ocho de las víctimas, indígenas aimara– que presentaron la demanda civil ante la justicia de Estados Unidos.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*