Moody’s descarta un giro en la política económica de México gane quien gane las elecciones

México lleva casi dos años bajo la lupa de las grandes agencias de calificación de riesgos. Desde que Donald Trump empezó a repuntar en los sondeos rumbo a las elecciones presidenciales estadounidenses de noviembre de 2016, las tres grandes del sector —Moody’s, S&P y Fitch— han fijado sus ojos en la segunda economía de América Latina por el potencial disruptivo de las propuestas del magnate republicano sobre su principal motor económico: las exportaciones a la primera potencia mundial. Su victoria, inesperada, en aquellos comicios, terminó por hacer saltar todas las alarmas y los pronósticos de inminentes rebajas en el perfil de deuda no se hicieron esperar. Más de 20 meses después se puede decir que México ha esquivado las amenazas de las firmas que sirven de guía para la toma de decisiones de los inversores y que determinan, en buena medida, el coste de financiación de un país.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*