Las notas del curso 2017-18 de los 9 españoles en la NBA

Concluida la regular season 2017-18, llega el momento de hacer balance de la actuación de los nueve jugadores españoles que han participado esta campaña en la NBA. Teniendo en cuenta las expectativas puestas en cada uno en base a su rendimiento en años anteriores y el papel de sus respectivos equipos, analizamos el curso de los nueve internacionales. 

Pau Gasol: bien

A sus 37 años, Pau Gasol disputará sus duodécimos playoffs. Tal y como ha sido la temporada de los Spurs (Kawhi Leonard, su mejor jugador, apenas apareció en nueve partidos), el gran objetivo colectivo se ha logrado. Y ese no es otro que estar en la postemporada. La edad y kilómetros se van notando en las piernas: atrás ha sufrido en el pick&roll. Sin embargo, sus centímetros y envergadura han sido importantes para defender el aro (líder en rebotes defensivos, segundo taponador y tercer mejor ratio defensivo -entre los habituales- de su equipo). En ataques ha alternado destacadas actuaciones con otras en las que apenas tuvo peso, pero se mantiene en los dobles dígitos y su visión de juego le convierte en un valor para su equipo. A finales de 2017 vivió su mejor racha.

Estadísticas: 10,1 puntos, 8 rebotes, 3,1 asistencias, 1 tapón, 1,4 pérdidas y 23,5 minutos en 77 partidos (63 como titular).

José Manuel Calderón: notable

Se ha ganado la confianza de LeBron James. Lo que ya es decir mucho. Calderón es el paradigma de un profesional en mayúsculas. No ha puesto una mala cara cuando no entraba en los planes de Ty Lue y ha rendido siempre que saltaba al parqué. Su muñeca y fiabilidad con el balón le han permitido brillar en varios encuentros (ha tenido fases, sobre todo al final del curso, en las que ha estado especialmente brillamente), además de mostrar un gran entendimiento con LeBron, sobre todo en el pick&roll. En un curso complicado para los Cavaliers, el extremeño ha demostrado tener cuerda a sus 36 años.

Estadísticas: 4,5 puntos (46,4% en triples), 1,5 rebotes, 2,1 asistencias, 0,5 robos, 0,7 pérdidas y 16 minutos en 57 partidos (32 como titular).

Marc Gasol: aprobado

Por primera vez desde 2011, los Grizzlies no estarán en playoffs. Por las derrotas (Memphis ostenta la peor racha de la campaña: 19 seguidas), la (casi) total ausencia por lesión de su amigo Mike Conley y por lo mucho que se dijo acerca de su papel en el despido de David Fizdale, este ha sido, sin duda, el peor año de Marc Gasol. Le salvan del suspenso sus notables números (tercera mejor anotación de su carrera y su mejor marca en rebotes desde la 2011-12) y liderazgo en un curso para olvidar. Con un año y otro opcional aún de contrato, ¿podría haber sido este su último en Tennessee? La ovación final en Memphis da que pensar…

Estadísticas: 17,2 puntos, 8,1 rebotes, 4,2 asistencias, 1,4 tapones, 0,7 robos, 2,7 pérdidas y 33 minutos en 73 partidos (todos como titular).

Serge Ibaka: bien

Aunque con un rol algo más secundario que en su primera etapa en los Thunder, no hay que pasar por alto que Ibaka ha sido una pieza a destacar en el mejor año en la historia de los Raptors (59 victorias y líderes del Este por primera vez). En defensa sigue siendo protagonista y en ataque su capacidad para jugar de cara al aro y tirar por fuera contribuyen en el remodelado ensamblaje ofensivo de los canadienses. Un dato a resaltar: Toronto ha ganado 13 de los 14 partidos en los que el hispanocongoleño ha anotado al menos 18 puntos (8-0 cuando se va a los 20).

Estadísticas: 12,6 puntos, 6,3 rebotes, 1,3 tapones, 0,8 asistencias, 1,2 pérdidas y 27,5 minutos en 76 partidos (todos como titular).

Ricky rubio: notable alto

Su aclimatación a Utah (el inicio no fue fácil) ha tenido mucho que ver en la extraordinaria segunda mitad de temporada completada por los Jazz. La derrota final en Portland que les deja sin el factor cancha, no debe empañar el hecho de que por fin, en su séptima temporada, Ricky vaya a debutar en los playoffs. Bajo el liderazgo de Quin Snyder, ha creado un entendimiento brutal con el rookie Donovan Mitchell para conformar un backcourt de mucho nivel. A pesar de haber promediado su peor dato de siempre en asistencias, el estilo de Utah le sienta como un guante. Con una confianza y control del juego hasta ahora desconocidas y una regularidad de agradecer, ha firmado sus mejores porcentajes de siempre en tiros de campo (41,8%) y triples (35,2% convirtiendo más de uno por noche) y su mejor campaña anotadora: 13,1 puntos que le permiten superar por primera la barrera de los 1.000. Su rendimiento atrás también es clave en una de las mejores defensas de la NBA.

Estadísticas: 13,1 puntos, 4,6 rebotes, 5,3 asistencias, 1,6 robos, 2,7 pérdidas y 29,3 minutos en 77 partidos (todos como titular).

Nikola Mirotic: notable

Hemos visto al Nikola más incisivo, constante y con confianza en sí mismo desde que en 2014 dejara el Real Madrid para jugar en la NBA. Y eso que la temporada empezó convertida en drama tras el puñetazo que le propinó su excompañero Bobby Portis. Su regreso supuso un giro de 180º en unos Bulls que aprovecharon la circunstancia para traspasarle y conseguir por él una ansiada primera ronda. Asegurado su contrato de cara al próximo año, aterrizó en los Pelicans, un equipo que penaba por la grave lesión de DeMarcus Cousins. Anthony Davis, la dupla de bases formada por Holiday y Rondo y el, en líneas generales, notable rendimiento de Mirotic mantuvieron a Nueva Orleans en playoffs. Tras unas semanas de desacierto, ha acabado el curso como un tiro: 25,8 puntos y 10,8 rebotes con un 56,3% en tiros de campo en los últimos cinco partidos (todo victorias). Su balance con ambos equipos es de 34 victorias por 21 derrotas.

Estadísticas: 15,6 puntos, 7,4 rebotes, 1,5 asistencias, 0,8 robos, 0,7 tapones, 1,2 pérdidas y 27,2 minutos en 55 partidos (14 como titular).

Álex Abrines: aprobado

Acabada su primera experiencia americana, Abrines se marcó como objetivo contar con un mayor peso ofensivo para campaña recién concluida. Sin embargo, el movido verano en Oklahoma (llegaron Paul George y Caremlo) postergó su rol de tirador que espera abierto en las esquinas. Su año, como el de su equipo ha sido irregular. Alguna destacada actuación (ha superado la barrera de los 10 puntos en otras tantas ocasiones) y otras en las que apenas tuvo peso en ataque. Aunque ha mejorado su rendimiento en defensa, debe seguir progresando en esta faceta (presenta el cuarto peor ratio defensivo del roster). A seguir sumando experiencia y aprendiendo de algunos de los mejores jugadores del planeta en sus segundos playoffs.

Estadísticas: 4,7 puntos, 1,5 rebotes, 0,5 robos, 0,4 asistencias, 0,3 pérdidas y 15,1 minutos en 75 partidos (8 como titular).

Willy Hernangómez: aprobado raspado

Willy estaba abocado al suspenso, pero las esperanzadoras tres últimas semanas le han salvado. Las únicas en las que ha contado con los minutos necesarios en unos Hornets, eso sí, ya sin opciones de playoffs. Fue entonces cuando Steve Clifford, aprovechando la enésima lesión de Cody Zeller, decidió incluirle regularmente en la rotación. En 12 de los 13 últimos partidos del curso ha contabilizado un mñinimo de 13 puntos. En esos 13, logró dobles dígitos en anotación en ocho ocasiones (de las diez totales) y cuatro en rebotes (de cinco en total). A destacar que presenta el mejor ratio ofensivo y el tercero defensivo del roster. Tras un buen primer año, impulsado por el bronce en el Eurobasket, consiguió salir de Nueva York tras unos meses duros en los el ya cesado Jeff Hornacek se olvidó de él.

Estadísticas: 5,1 puntos, 3,8 rebotes, 0,7 asistencias, 0,4 robos, 0,3 tapones, 0,7 pérdidas y 10,3 minutos en 48 partidos (1 como titular).

Juancho Hernangómez: suspenso

La campaña de Juancho Hernangómez se resume en una sola palabra: ostracismo. Después de una brillante primera temporada en Denver, su aparición en la presente ha sido testiumonial. Una mononucleosis nada más comenzar el curso rebajó el hype en torno a él después de su notable Eurobasket. De los 842 minutos contabilizados en la 2016-17, a los 277 en la actual. Cuando Malone le daba minutos en un partido, se quedaba en blanco la semana (o semanas) siguientes. Por si fuera poco, el proyecto de los Nuggets ha sido un rotundo fracaso al quedarse fuera de los playoffs. Una temporada muy dura para Juancho.

Estadísticas: 3,3 puntos, 2,2 rebotes, 0,5 asistencias, 0,4 pérdidas y 11,1 minutos en 25 partidos (3 de titular).

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*