Los Sixers siguen imparables y Embiid quiere unirse a la fiesta

Hay una norma no escrita que dice que nunca hay que sacar conclusiones precipitadas de un primer partido en una serie de playoffs, pero si alguien dudaba que los Sixers (aún sin Embiid) fueran capaces de trasladar su magnífico estado de forma se equivocaba. A tenor de lo visto en la segunda parte, Philadelphia no se conforma con sus 52 victorias en regular season y su primera postemporada en 6 años. Tras abrasar a los Heat con 130 puntos que suponen la mejor anotación de la franquicia en las eliminatorias desde 1986 y la peor de siempre en los del sur de Florida, encadenan 17 victorias consecutivas. Quién lo diría cuando hace sólo dos años firmaban un estrepitoso 10-72.

En un enfrentamiento marcado entre dos equipos con ritmos opuestos, la pizarra de Spoelstra se impuso en el primer tiempo. A pesar del 7/13 en triples de los locales, los Heat se fueron al descanso mandando (56-60) gracias a un notable esfuerzo colectivo y de control en ambos aros que Kelly Olynyk (26+7 para el más destacado en Miami) y James Johnson (13 tantos al intermedio antes de desaparecer del mapa) se encargaron de sacar punta.

Son los playoffs, nadie dijo que fuera a ser fácil. Pero el equipo de Brett Brown hizo que así fuese (o al menos pareciese) en dos extraordinarios últimos cuartos (74-73). Redick (28 puntos) y Saric (20) bombardearon, bien secundados por un acertadísimo Belinelli (25 puntos y algún lanzamiento increíble) e Ilyasova (17+14), a la par que Ben Simmons llevaba la voz cantante sobre el parqué. En su primera aparición en las eliminatorias por el anillo, el australiano se quedó a un rebote del triple-doble (17+9+14) y a dos asistencias de las 16 de Magic Johnson, el récord de un rookie en su estreno en los playoffs. Otro novato, Markelle Fultz (5 y 4 asistencias) dejó algún detallito para prolongar una fiesta a la que faltó Joel Embiid.

Joel Embiid quiere volver ya

El regreso del pívot camerunés (aún de baja por una fractura orbital) supondría un problema extra para un Hassan Whiteside con el que ha tenido últimamente más de un pique y que anoche quedó retratado con apenas un par de tantos en su cuenta (eso sí, en apenas 12 minutos). «Si de mí dependiese, jugaría ya pero no puedo regresar sin el visto bueno de los doctores. Todo ha ido bien. Hay una buena posibilidad«, comentó a la ESPN sobre un hipotético regreso para el segundo o tercer partido de una serie que no pinta muy larga.

Resumen del partio

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*