Argentina juzga uno de los mayores escándalos de pedofilia en la Iglesia

En el seminario arquidiocesano Nuestra Señora del Cenáculo, en la ciudad argentina de Paraná, había internos que pasaban las noches en vela, aterrados. Sus pesadillas eran reales y tenían nombre y apellido, Juan José Ilarraz, el prefecto de disciplina entre 1985 y 1993. «Se metía dentro de las camas de los muchachos y abusaba de ellos, casi ni dormían por temor a vivir esas situaciones», dice a EL PAÍS el exalumno del seminario José Francisco Dumoulín. Es uno de los 71 testigos citados por el tribunal de Paraná en el juicio que arranca este lunes contra Ilarraz. El sacerdote deberá responder por las acusaciones de abusos sexuales a siete menores de edad, aunque se sospecha que las víctimas fueron decenas.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*