Love: «El futuro de LeBron nos puede afectar en playoffs»

Cuando los Cavaliers se quedaron in extremis sin Paul George, su propietario Dan Gilbert (el hombre que puede perder dos veces a LeBron James) aseguró que los Pacers «habían sacado demasiado poco» en el traspaso con los Thunder. Gilbert no es un ejemplo de casi nada y puede que la frustración hablara por él… pero lo cierto es que casi todos pensábamos lo mismo. Tres estaciones después los Pacers no solo no están haciendo cuentas para la lotería del draft sino que están en playoffs: 0-1 ante los Cavaliers de LeBron James… y de Dan Gilbert.

Oladipo, all star y futuro Jugador Más Mejorado si no sucede nada extraño, aseguró que tenían en mente esas palabras cuando salieron a jugar el partido, el cuarto de cinco en el que han ganado a los Cavs esta temporada. Los de Ohio deberían tener en cuenta que su rival ni tiene ni un ápice de presión, está híper motivado y su confianza solo puede ir a más después de su exhibición del domingo (80-98). ¿Favorito? Ni mucho menos. Pero en los próximos días vamos a saber cómo de profundas son las heridas de los Cavaliers. Los defectos, eso ya lo sabemos, son muy grandes.

En ese caldo de cultivo, sorprenden las palabras de Kevin Love reconociendo que el futuro de LeBron es algo que finalmente tiene que pesar de una forma u otra en el vestuario: «La incertidumbre en torno a su decisión puede afectar al equipo en los playoffs«. LeBron, por su parte, quiso culpar del esperpento a la falta de experiencia en playoffs de muchos de sus compañeros: «La experiencia es la mayor profesora y eso es lo que recibimos el domingo«. También dijo no estar preocupado, y seguramente será verdad, porque no puede estarlo por un 0-1 en primera ronda quien ha estado 1-3 en unas Finales. Cierto: pero en aquellas Finales estaba Kyrie Irving. Y en las siguientes, además, también estuvo 1-3… y 1-4 unos días después. Lo normal sigue siendo que los Cavs pasen ronda, pero habrá que ir viendo cómo están las opciones de otro viaje largo por los playoffs.

De cara al segundo partido, mañana miércoles (un día más de descanso de lo normal), los de Lue (superado por McMillan en el duelo de banquillos) tendrán cosas nuevas que hacer ante un rival que les ha ganado ya cuatro veces, que no va a bajar el ritmo y que juega de una forma que va especialmente mal a la defensa (¿defensa?) del campeón del Este. Podría valer simplemente con que LeBron (triple-doble y casi 44 minutos en el primer partido para perder por 18) hiciera un partido monstruoso, pero no sería lo más sano. En todo caso, tampoco es normal que no lance hasta casi el final del primer cuarto y con su equipo ya en, precisamente, -18: «Tiene que ser agresivo y marcar la pauta desde el inicio. Lo hemos hablado. Tiene que establecer el camino para los más inexpertos. No se trata tanto de que intente que todos se involucren sino de que lleve a los demás hacia adelante». Lue, por si acaso, lo tiene claro.

Pero los Cavs, además, planean cambios en el quinteto. Sus 80 puntos fueron su segunda peor anotación de la temporada y la más baja por ahora en playoffs, a 12 del primer partido de los Spurs… sin Kawhi, fuera de casa y contra los Warriors. Se quedaron en un 23% en triples (8/34)… cuando la media de sus tres derrotas contra los Pacers en Regular Season fue de un 27%. Un patrón peligroso contra un rival que mete mucha intensidad en la primera línea defensiva y corre mucho en transición gracias a ello. Los cuatro titulares que acompañaron a LeBron (Hill, Hood, Green y Love) solo sumaron 25 puntos totales, los mismos que JR Smith y Larry Nance desde el banquillo. Si realmente Lue va a cambiar el cinco inicial, lo normal es que vuelva uno de los veteranos (solo Love, JR y Tristan Thompson llevan en el equipo desde 2015, los primeros playoffs tras el regreso de LeBron). Tristan, en baja forma y enredado en asunto extradeportivos, solo jugó los minutos de la basura el domingo, y Nance aparece como una opción ahora mismo mejorada para poner la energía que antes daba el canadiense en la pintura. Quizá JR sea la alternativa más obvia para buscar más experiencia y más precisión en los tiros que facilitó LeBron pero que fallaron en cascada Hood y Green.

Además de cambiar nombres, Lue tiene que encontrar la forma de que su defensa no sea tan porosa en la zona y tan lenta en transición (lo ha sido toda la temporada, por otra parte) y de que Kevin Love tire más de ocho veces y no sea tan claramente sacado de la zona por la defensa de Young. Con Kyle Korver enfermo y George Hill con molestias de espalda, el margen de maniobra puede ser solamente tan grande como pueda hacerlo LeBron. Seguramente suficiente ahora, pero un aviso muy serio para la que debería estar por venir.

Recuerdo: LeBron nunca había estado 0-1 en primera ronda y había ganado 21 partidos seguidos en esta ronda, en la que nunca ha sido eliminado, desde 2012. EL –18 fue su peor derrota en ella desde 2008 aunque su balance total es, ahora, 48-8. Sabemos que la sombra de Kyrie va a ser muy largo en playoffs, mañana empezaremos a saber si más adelante o ya desde esta primera eliminatoria….

Sección NBA | Baloncesto | Diario AS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*