Un lugar llamado Morena

Si el ideario político de López Obrador fuera una pared, sería la del Ayuntamiento de Valladolid; sobriamente encalada hasta el techo, cubierta de murales e invocaciones históricas y una bandera de México. Sin histrionismos. Una decoración a la altura de una ciudad con casi 500 años de historia. Y si la austeridad que pregona fuera un gesto, este sería el yogur bajo en grasa, que la alcaldesa abre en su despacho para almorzar.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*