Miami atisba (lejos) otra Cuba

La comunidad cubana de Miami asiste, de nuevo como convidada de piedra, a un cambio histórico en Cuba: el final de la presidencia de Raúl Castro, que este jueves cederá su puesto a otro mandatario –según las previsiones el vicepresidente Miguel Díaz-Canel–. Con la fe en una caída súbita del régimen perdida hace décadas, en la capital de la diáspora cubana se ha consolidado un sentimiento de expectativas límitadas; pero la retirada del apellido Castro del primer plano, de fuerte calado simbólico, renueva su desgastada esperanza de transformaciones en la isla.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*