El presidente de Nicaragua envía al Ejército a uno de los focos de las protestas contra su Gobierno

Tras tres días de manifestaciones, 10 muertos y decenas de heridos, el Gobierno de Daniel Ortegas se había comprometido a dialogar para tratar de frenar las protestas contra su Ejecutivo sandinista, iniciadas por su intención de reformar la Seguridad Social. Horas después de que hiciese ese supuesto gesto, la madrugada de este sábado, su Gobierno ha enviado tropas del Ejército a la ciudad de Estelí –localizada a 185 kilómetros de Managua–, convertida en uno de los focos de las protestas. Imágenes de los medios locales mostraban enfrentamientos entre oficiales antidisturbios y manifestantes, e incendios en la ciudad, hasta hace una semana bastión del FSLN. Las tropas entraron como apoyo a la Policía y replegaron a los manifestantes. Medios locales mostraban la imágenes de militares armados patrullando el centro de la ciudad. Se había reportado un joven muerto, pero no había sido confirmado por las autoridades.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*