El Barça corona a Iniesta

La Copa solo tuvo una final: la quisieron Iniesta y Messi, la que le dio la gana al Barça, autor, de forma colectiva, de un partido colosal. El Sevilla no pudo decir ni mu ante el homenaje azulgrana a su capitán, de embarque hacia China con 31 títulos en la mochila como culé, tantos como su colega Messi. Nada se debía este Barça de honores domésticos, a un meñique de conquistar su séptima Liga de las últimas diez. Pero el escaparate de la Champions le dejó mal parado y los camaradas de Iniesta no estaban dispuestos a que uno de los mayores iconos de la historia barcelonista, también una figura totémica del fútbol español emigrara sin aupar un trofeo. El de la Liga, cosas de esta Liga, se entrega en diferido al curso siguiente. Así que el equipo de Valverde, con el ocho a hombros se puso a la faena desde que madrugara la final. Antes del descanso ya había consumado su sexta Copa de la década. Pese a los patinazos en la Champions, amplificados por el deslumbrante Real Madrid de los recientes podios europeos, el botín barcelonista, el liguero y el copero, merece un subrayado extraordinario.

Seguir leyendo.

Portada Edición América de EL PAÍS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*